jueves, 15 de diciembre de 2016

GRANADILLA: UN PRECIOSO PUEBLO ABANDONADO

Un lugar precioso en Extremadura que gustará a peques y a mayores es el pueblo abandonado de Granadilla, al norte de Cáceres.

La historia de esta población está ligada a la creación del pantano de Gabriel y Galán, ya que en el año 1946 se decide su construcción y Granadilla se declara inundable, dejando a sus habitantes sin sus tierras de cultivo. En el año 1964 fue definitivamente abandonado.

Más tarde, en el año 1980, Granadilla es declarada "Conjunto Histórico-Artístico" y 4 años después se incluye en el Programa de Recuperación de Pueblos abandonados, provocando que cada año estudiantes se acerquen a esta localidad para ayudar en su rehabilitación, actualmente adscrita al municipio de Zarza de Granadilla.

Para visitar Granadilla hay que tener en cuenta que, aunque la visita es gratuita, tiene un horario, permaneciendo los lunes cerrado, salvo festivos nacionales. El resto del horario es:
- De abril a octubre, de 10:00 a 13:30 y de 16:00 a 20:00.
- De noviembre a marzo, de 10:00 a 13:30 y de 16:00 a 18:00.

La carretera de acceso al pueblo, desde Zarza de Granadilla, no está en muy buen estado por lo que hay que ir con precaución, pero a la vez disfrutando del bonito paisaje de pinos que nos rodea.

Una vez allí, hay una zona de aparcamientos para dejar el coche y una zona de merenderos al lado de unos columpios, con lo que es muy buena idea llevar unos bocatas y comer allí.

Nada más ver Granadilla llaman la atención sus murallas árabes y su Torre-Castillo. Entramos por la verja de acceso y nos decidimos primero a visitar su castillo del siglo XV, desde el que hay unas preciosas vistas del pueblo, del pantano y de la zona. La subida hacia la parte alta es por unas estrechas escaleras de caracol pero que se conservan en buen estado.

El castillo fue creado para la defensa del paso hacia tierras de Salamanca por la vía de la Plata y tiene cuatro plantas: un sótano, dos plantas para ser habitadas y una superior de sala de armas.

 

Pasear por este pueblo simplemente es encantador, sin peligro para los niños que lo pasan genial corriendo por las calles y viendo los huertos y todos los árboles frutales que hay ahora plantados, que dan un aroma espectacular.

Después de visitar el castillo, seguimos hacia la derecha para subir por unas escaleras habilitadas y caminar cerca de un kilómetro por la muralla desde la que se aprecian unas vistas impresionantes. Hay que tener cuidado con los niños ya que no dispone de barandilla, aunque se anda bien ya que es ancha.

Se considera a Granadilla la tercera mejor población amurallada de España, por detrás de Ávila y Lugo.

Después del bonito paseo por la muralla, llegamos a la parte no reconstruída de Granadilla, que está aprovechada con unas cercas que albergan toros, vacas y ovejas, con lo que los niños disfrutaron de lo lindo.

Seguimos ahora hacia la Plaza Mayor, que está en buen estado, y en la que se pueden ver casas señoriales de las familias de Granadilla, algunas de ellas del siglo XVI.

También merece la pena acercarse a ver la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, del siglo XVI, que no se visita por dentro.

Así paseando y disfrutando de este bonito pueblo llegó la hora de cerrar, con lo que salimos y decidimos ir caminando unos metros por una pasarela de madera que está a la izquierda de los columpios para disfrutar de unas bonitas vistas del pantano de Gabriel y Galán.

 


Granadilla es un pueblo que no te puedes perder, en el que los peques lo pasarán genial y que tiene unas vistas espectaculares. Otro tesoro más de Extremadura.

Información de interés:
  • Distancia desde Badajoz a Granadilla: 206 kms


  • Distancia desde Cáceres a Granadilla: 117 kms

miércoles, 14 de diciembre de 2016

ENTREVISTA EN "LA TARDE CONTIGO" DE CANAL EXTREMADURA RADIO

El pasado lunes me realizaron una entretenida entrevista en la radio, esta vez en el programa "La Tarde Contigo" de Canal Extremadura Radio.


Me encanta que los medios de comunicación se interesen por las excursiones y los planes con peques, ayudando a que cada vez más padres puedan conocer y disfrutar de esta información.


Puedes escucharme a partir del minuto 17, en el siguiente enlace: http://www.canalextremadura.es/alacarta/radio/audios/la-tarde-contigo-2h-121216


Te recuerdo que la AGENDA está actualizada y puedes consultarla cuando quieras.


¡Muchas gracias a Canal Extremadura Radio por interesarse por las actividades para peques en Extremadura y, por supuesto, a los seguidores tanto del Blog, como de Facebook y de Twitter!



jueves, 1 de diciembre de 2016

RUTA POR LA SIERRA DE GATA: DE TREVEJO A VILLAMIEL

En la Sierra de Gata, al norte de Cáceres,  hay muchas rutas para disfrutar de los pueblos y paisajes de esta zona tan bonita, tanto para hacerlas por libre como organizadas, de senderismo o en vehículo 4x4.

En esta ocasión, decidimos realizar una de estas rutas de senderismo guiadas que partía del pueblo de Trevejo e iba hasta Villamiel, para volver de nuevo a Trevejo por otro camino diferente, organizada por Nacho de apartamentos rurales A Fala.

Es una ruta circular que puede realizarse con los peques (a partir de 4 ó 5 años) de unos 4 kilómetros en total y dificultad media-baja, durante la que se aprecian unas preciosas vistas de la Sierra de Gata y se disfruta de los bosques de robles y castaños, que en esta época están espectaculares.

Al llegar a la aldea de Trevejo, se puede dejar el coche en el aparcamiento que hay en la entrada. Esta bonita aldea, en la que tan solo viven 13 personas, tiene los restos de un castillo del siglo XV, construido sobre una antigua fortaleza musulmana.


Antes de iniciar la ruta, nos acercamos a ver los alrededores del castillo, declarado bien de interés cultural. Allí podemos observar unas curiosas tumbas antropomorfas, talladas en la roca, y el bonito campanario de la iglesia. Además hay unas vistas geniales sobre el pueblo de Trevejo y toda la sierra. La visita al interior la dejamos para la vuelta de la excursión, pero advertir que hay que tener cuidado con los niños ya que está en ruinas y el acceso no es fácil.
 

La ruta parte del mismo aparcamiento por un camino que tiene un cartel que indica la ruta de Trevejo a Cilleros por el GR-10 e intentaré explicarla lo mejor posible, aunque es más intuitiva y fácil cuando la realizas. Siguiendo este sendero, se va caminando durante unos metros por este cerrillo hasta llegar a la carretera (por la que subimos con el coche).


Vamos unos metros por esta carretera bajando hasta encontrar una pista a la derecha, que se bifurca en dos, nosotros escogeremos la que sigue recta hacia arriba (y dejamos la de la derecha).

Comienza ahora una subida constante por la pista asfaltada, dejando a nuestras espaldas unas bonitas vistas del castillo de Trevejo y rodeados de robles.


La pista finaliza en unas construcciones que nos indican que vamos por el camino correcto y a partir de las cuales, la pista deja de estar asfaltada para convertirse en un camino de tierra.




Este camino de tierra es más relajado, con bajada en ocasiones, rodeado de robles y castaños y durante el que podemos ver animales, como vacas o caballos, que hicieron la delicia de los peques.


Llegamos por este camino a un claro, en el que podemos ver que se encuentra señalizado el "Campamento Cáritas". Se inicia a continuación una calzada empedrada entre castaños y pinos, en dónde vemos ahora el castillo de Trevejo a nuestra izquierda.


Finalizada la calzada de piedra, continuamos por una pista de tierra, con explotaciones ganaderas y agrícolas a nuestro lado que finaliza en la carretera, que habrá que cruzar, para continuar bajando hasta la población de Villamiel.


Los peques lo pasaron muy bien recogiendo alguna castaña del camino y viendo las cabritas que salían a nuestro encuentro.


Continuamos por esta pequeña población, pasando al lado de la iglesia, para iniciar el regreso a Trevejo tomando una calzada empedrada que sale a la derecha con una bajada, rodeada de fincas de olivos, viñas, castaños y robles. La calzada nos lleva hasta un pequeño puente que atraviesa el arroyo de Los Lagares y dónde comienza una fuerte subida para llegar de nuevo a la carretera.


La cruzamos y tomamos el camino de la derecha (señalizado con GR-10) para llegar a Trevejo y alcanzar nuestro objetivo.


En esta ruta organizada, en la que los peques lo pasaron muy bien con otros niños que conocieron, había bebida esperándonos a la llegada y paella para todos. Además más tarde procedieron a sortear regalos de productos típicos de la zona entre los participantes de la ruta, cuya inscripción nos costó 10 euros.


Muchas gracias a Nacho de apartamentos A Fala de Trevejo por acordarse de mi para realizar esta ruta guiada. En primavera, volverán a organizar nuevas rutas por esta zona y te animo a participar para pasar un bonito día en familia. Puedes informarte en la página de Facebook de Senderismo Sierra de Gata.


SAN MARTÍN DE TREVEJO

La Sierra de Gata cuenta con muchos pueblos que merecen una visita y la noche antes a la excursión estuvimos en San Martín de Trevejo, en dónde se habla la curiosa lengua "A fala", típica de esta población, de Eljas y de Valverde del Fresno y que es una mezcla de gallego y portugués. 


Por las calles de San Martín de Trevejo discurre el agua a través de unos canales, llamadas "regateras", que a los peques les encantó y disfrutaron saltando de un lado a otro.


Además San Martín de Trevejo es Conjunto Histórico Artístico y en su Plaza Mayor podemos ver unos bonitos soportales, además de una fuente del año 1888, el Ayuntamiento, la casa del Comendador y la torre del campanario. 




Recomiendo una visita a este pueblo tan peculiar, en dónde parece que el tiempo se ha detenido y en el que pasear por sus calles es encantador. 


En la Sierra de Gata, también son merecedores de una visita los pueblos de Eljas, Valverde del Fresno, Hoyos, Acebo, Perales del Puerto, Villasbuenas de Gata, el pueblo de Gata y Robledillo de Gata, al cual le dediqué un post que puedes leer AQUÍ.



DÓNDE DORMIR EN SIERRA DE GATA

En relación con el alojamiento, hay multitud de opciones por esta zona.
 
Nosotros pasamos una noche en el hotel rural "A Velha Fabrica", en Valverde del Fresno.


El sitio es precioso y está bien situado para conocer la zona. Era una antigua fábrica de mantas que ha sido rehabilitada de forma espectacular, conservando sus paredes de piedra y respetando los espacios amplios, además de contar con una decoración rústica encantadora.


Dispone de dos edificios principales, uno en el que se ubica la recepción, habitaciones y la zona de restaurante y salón social con el bar y otro en el que hay habitaciones tipo apartamentos, en dónde nos alojamos nosotros.


Nos dieron una habitación enorme con dos pisos, en la que los mayores dormimos arriba y los peques abajo, para evitar problemas con las escaleras.




El acogedor restaurante tiene una decoración muy cuidada y aprovechamos para cenar allí un menú de 18 euros, de buena calidad.


También tiene una zona de columpios y una bonita piscina, que en verano tiene que ser una delicia.


En definitiva, una muy buena opción para alojarse en esta zona con niños, ya que cuenta con espacios amplios, en los que podrán disfrutar.


También son buenas propuestas de alojamiento para ir con peques los "Apartamentos rurales A Fala" en Trevejo y la casa rural "El Pilar" en Acebo.
 
Espero que te haya gustado esta ruta y te animes a ir a conocer esta maravillosa zona de la Sierra de Gata, que tiene muchos pueblos preciosos y unos paisajes que recordarás.

Información de interés:
  • Distancia desde Badajoz a Trevejo: 202 kms


  • Distancia desde Cáceres a Trevejo: 113 kms

miércoles, 23 de noviembre de 2016

RUTA DE LOS CASTAÑOS Y CHORRERA DE CALABAZAS CON NIÑOS

Una preciosa ruta para realizar en otoño con los peques es la ruta de los castaños de calabazas, declarados árboles singulares de Extremadura, en el Geoparque Villuercas-Ibores-Jara, situado en el sureste de la provincia de Cáceres. 

En este Geoparque se han catalogado 45 lugares de interés especial geológico, conocidos como geositios. Siguiendo esta ruta, además de ver los castaños, se puede llegar hasta uno de ellos, el geositio de la Chorrera de Calabazas.

Para realizar este bonito camino, hay que ir hasta el pueblo de Castañar de Ibor, conocido por su cueva, declarada monumento natural y cuyo acceso está restringido a grupos guiados de 5 personas, del 1 de mayo al 30 de septiembre, y para el que hay que realizar una solicitud previa, para personas mayores de 16 años.


Nosotros nos acercamos hasta el centro de interpretación, que está dirección Navalmoral, en dónde además de darnos información de la ruta, se pueden ver paneles explicativos de las características naturales de la Comarca de Los Ibores-Villuercas así como una réplica de la cueva muy bonita.

La excursión se inicia al otro lado del pueblo, en dirección a Guadalupe. El coche se puede dejar en los aparcamientos del hostal Solaire y solo hay que cruzar la carretera y seguir los carteles para empezar el camino. Recomiendo llevar agua, ya que no hay fuentes durante el camino.

El sendero (por el que pueden circular vehículos todo terreno) empieza con una subida constante y continua de unos 2,5 kilómetros, que es un poco cansada. No hay que olvidarse de una bolsita para ir recogiendo las castañas que se han caído en el camino y hacer más llevadera la ruta para los peques, que lo pasaron genial guardándolas (y comiéndose alguna).

El camino es muy bonito rodeado de castaños, jara y madroños, que esta época llenan todo de colores rojizos y marrones. En primavera también tiene que ser muy bonito realizarlo. 

Así despacito conseguimos llegar a la parte alta, llamada el Collado de Postuero. Desde aquí parte una ruta para otro geositio, el Camorro de Castañar, siguiendo el camino de la derecha. Nosotros continuamos recto y empezamos a ver un bonito bosque de robles, además de alguna encina, por una zona de paseo muy agradable.

Cuando vemos a un lado una pequeña construcción, en una pedrera, es que ya queda poco para llegar a los castaños de calabazas. Por el camino le íbamos contando a los niños que íbamos a ver unos árboles con más de 700 años de vida e incluso una especie de árbol que existió hace millones de años, el loro, casi extinguido en la península ibérica.

A lo largo del camino, hay numerosas pedreras que parecen "ríos de piedras" que han recibido el nombre de "calabazas" por parte de los lugareños, por el gran tamaño de los bloques, y se cree que de ahí viene el nombre de esta ruta.


La zona de los castaños, indicada con un cartel, cuenta con 2 pequeños merenderos hechos con troncos. En caso de ir en vehículo, ya no se puede avanzar más. Con un carrito de bebé todoterreno también se podría llegar hasta aquí, aunque recomiendo la mochila porteadora porque empujar un carrito toda la subida puede ser cansado.

El ejemplar más impresionante de esta zona es el Castaño del Postuero, con una altura de 17 metros y un troco de 8 metros de perímetro y unas impresionantes raíces, como dedos de los pies de un gigante. Hay que tener cuidado y no pisarlas, ya que podría dañarlo.

Hasta aquí habremos invertido algo más de una hora, con lo que aprovechamos para descansar y admirar estos preciosos árboles. Los árboles singulares son 17 y están dispuestos a lo largo del pequeño arroyo que nos acompaña en el camino.

Una vez repuestos, continuamos por una estrecha y bonita senda (en ocasiones, hay que pasar de uno en uno) sin dificultad para llegar a la chorrera. Por este caminito, se pueden observar algunas sorpresas en forma de dibujos en las piedras, que entretienen a los peques, y los ejemplares de la casi extinguida loro (prunus lusitanica), con hojas similares al laurel.

Junto a los castaños, se pueden ver acebos, sauces, enebros, rosales silvestres y muchas especies vegetales. Unos 25 minutos después, llegamos a la Chorrera de calabazas, cuyo caudal dependerá del agua que lleve el arroyo. En estos días, caía un pequeño hilo de agua pero las vistas sobre las sierras de Valdelacasa y el valle del río Gualija también merecen la pena.


La vuelta es por el mismo camino que trajimos, sin embargo, la luz ahora es diferente y podemos volver a disfrutar de los bosques de robles y castaños por este precioso sendero.

Otros de los geositios que hemos visitado y que puedes leer en el BLOG son la mina Costanaza de Logrosán y el desfiladero del río Ruecas.


¡Qué bonita es Extremadura también en otoño!

Información de interés
  • Distancia desde Badajoz a Castañar de Ibor: 212 kms


  • Distancia desde Cáceres a Castañar de Ibor: 109 kms


  • Las solicitudes para la visita al Monumento Natural "Cueva de Castañar" para el año 2017, serán aceptadas a partir del 1 de abril.

viernes, 11 de noviembre de 2016

ROBLEDILLO DE GATA, UN PUEBLO ENCANTADOR

Extremadura no deja de sorprenderme...¡cuántos rincones, pueblos y lugares bonitos hay!

Uno de estos sitios con encanto es el pueblo de Robledillo de Gata, situado a 130 kilómetros al norte de Cáceres y que fue declarado "Conjunto de Interés Cultural" en el año 1994.


Tras una carretera muy bonita (con curvas), llegamos al pueblo y dejamos el coche en los aparcamientos habilitados en la entrada.

Robledillo es un lugar para pasear tranquilo y disfrutar de cada uno de sus rincones. En la oficina de turismo, situada al lado del Ayuntamiento, nos dieron el mapa de los puntos de interés y en la documentación se puede leer su lema: "Robledillo de Gata, un pueblo para la contemplación", un buen consejo para visitarlo.

Sus casas constituyen una de las mejores muestras de arquitectura popular de Extremadura. Son construcciones sorprendentes, muchas de adobe y madera, con bonitas balconadas.



Rodeado de naturaleza, el río Árrago discurre paralelo a la localidad, dejando saltos de agua y cascadas que no te esperas encontrar. Lo mejor es perderse por las callejuelas y descubrir este pueblo sin prisas.

Las calles son estrechas y empinadas y las viviendas aparecen en varias alturas, con pasadizos que le dan un aire encantador. ¡Imagínate lo bien que lo pasaron los peques!




En Robledillo se encuentra el Museo del Aceite, conocido como el Molino del Medio, cuya construcción se remonta al siglo XI. La entrada es a un precio simbólico de 1,50€ y alberga en su interior un molino antiguo de aceite perfectamente conservado y muchos utensilios de la época. 

Está siempre abierto en Semana Santa y verano y el resto del año se puede visitar sábados, domingos y festivos (de 11:00 a 14:00 y de 16:00 a 19:00, en verano y de 17:30 a 20:30, en invierno), aunque también se puede visitar fuera de hora llamando a los números de teléfono que hay en la misma puerta.


El pueblo está salpicado de casas rurales y mesones dónde poder degustar la comida típica de la zona. El Bar "La Bodega del Marqués" se encuentra cerca del río y merece una visita a su interior, por su peculiaridad.

Otro de los atractivos turísticos de la localidad es la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, con un hermoso pórtico circular  con diez columnas de piedra y unas bonitas vistas sobre el valle. Además también hay varias ermitas.



Al lado de la iglesia, hay una fuente que da lugar a un rincón espectacular y que nos gustó mucho.



Desde Robledillo, se pueden realizar varias rutas de senderismo, como la del chorrituelo en Ovejuela, o acercarse a conocer el mirador del Chorro de los Ángeles. ¡Nosotros volveremos para conocerlo!

En Extremadura tenemos auténticos tesoros, como es Robledillo de gata, un pueblo encantador para disfrutar de forma tranquila y que no te dejará indiferente.

Información de interés:
  • Distancia desde Badajoz a Robledillo de Gata: 212 kms


  • Distancia desde Cáceres a Robledillo de Gata: 122 kms